Pensamientos

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Primera evaluación

Terminado el trimestre llega el momento de la evaluación.
Este curso tenemos menos grupos como ya explicamos a principio de curso, solo bachilleratos.
En Griego I estamos contentos con la metodología que empezamos el año pasado y de la que damos cuenta con regularidad en otro sitio. Seguimos sin usar libros de texto, construyendo historias entre todos, sirviéndonos de la mitología como tema principal, usando el griego como una lengua (qué ridículo resulta tener que poner esto último por escrito, por supuesto, si no es una lengua... ¿qué es?). Los alumnos usan el aula virtual para los cuestionarios semanales de repaso, además de su diario de aprendizaje donde más o menos estamos aprendiendo a reflexionar sobre lo que vamos aprendiendo. Las calificaciones no son espectaculares, en realidad hay varios suspensos, pero todos son conscientes del momento en el que están, si necesitan repasar más, si no han puesto las suficientes ganas, si algo les cuesta especialmente. No se trata de un grupo brillante pero estamos en el buen camino. 
En Griego II ya hemos empezado con Jenofonte. Dedicamos el principio de curso a sistematizar gramática, con las esperadas quejas de los alumnos, que no entienden la necesidad de esa abstracción (y la verdad es que yo cada vez menos). Con el texto de las PAU vamos poco a poco pero seguros de llegar a buen puerto (aunque no esté cerca de Lámpsaco). Las calificaciones son satisfactorias, con dos alumnos sobresalientes y ninguna nota negativa, aunque hay un par de alumnos que tendrán que seguir esforzándose para no perder la ruta entre las islas.
En Referentes (qué pena siento cada vez que pienso que este es su último año) empezamos con publicidad y seguimos con arte (arquitectura, escultura). Como otros cursos los alumnos publican en el blog de los Secretos, tuitean con #referentesclásicos, publican en facebook con la misma etiqueta, exponen en clase, hacen debates... y sobre todo, aprenden a mirar el mundo de otro modo, con esa mirada desde lo clásico que es tan contagiosa y a la vez tan enriquecedora. Intentamos disfrutar de este canto de cisne compartiendo todo lo que vamos aprendiendo.
Este trimestre ha pasado demasiado deprisa, recuperando la sonrisa que se nos había escapado en los últimos tiempos. Quizá sea por tener la fortuna de disfrutar de unos alumnos excelentes, que no siempre destacan académicamente (y que podrían esforzarse mucho más), pero que cada día me regalan momentos muy especiales, permitiéndome aprender con ellos y compartir clases inolvidables. Espero que sepan lo agradecida que estoy por eso.